Bellíssimo

“Bellíssimo”, bote de regatas mahones, construido en el año 1935 por el mestre d’aixa Antoni Taltvull Vidal.   Historia del “Bellíssimo” Hacia el año 1928 en Sa Lliga Marítima del puerto de Mahón, más conocida cómo “Sa Lliga”, precusora del Club Marítimo, empezaron a organizarse regatas de veleros místicos. Las embarcaciones que normalmente competían eran Detective, Roig, Neptuno, Ernesto, Delio i Jover. Todos ellos de diferente eslora.   Debido al exito, en el año 1929, Pere Jover Bru  encargó a Antoni Taltavull Vidal, mestre d’aixa del Puerto de Mahón, más conocido por el apodo de s’Obercoc, el que sería el nuevo Jover. Bote aparejado de místico, estaba diseñado para ser conducido por tres tripulantes y con un lastre importante, según la medida de las velas que se usaran, que podía oscilar de 150 a 400 kg.  Tuvo un gran exito y Mestre Taltavull recibió el encargo de construir dos botes más. El Cecilio, para el patrón Antoni Ferrer, construido el mismo año, y el Dos hermanos, para  Antoni Catchot Vanrell.  Este último, fue terminado el 1935, inscrito el 19 de julio, con unas medidas de 4,68 de eslora, 1,77 de manga i 0,74 de puntal, con el nº de folio 903 de la lista 4ª.  La primera regata en que  participaron se celebró el 23 de junio del mismo año, patroneado por Bartomeu Taltavull Saura, hijo del constructor. Otros patrones fueron los hermanos Delio y Dafne Bagur.   El echo de que las tres embarcaciones fueran similares, permitía competir en igualdad de condiciones.   El éxito y la expectación de público, en la Plana de Cala Figuera, fue importante, hasta que al año siguiente, debido al comienzo de la Guerra Civil, se interrumpieron  estas  competiciones. Acabada  la guerra, empezaron de nuevo a regatear los tres botes místicos, a los cuales se nombraba popularmente los tres fantasmas, por el aspecto que ofrecían al navegar, con sus grandes velas blancas. El Jover fue adquirido por Pelegrín Rita, quien le cambió el nombre por el de Victoria. El nuevo propietario del Cecilio, Francesc Buenaventura, tambien lo vendió, a Armando Carreras Bagur, quién le nombró con el definitivo  Ignacia.   El 29 de abril de 1942, Antoni Ferrer, en representación de su hijo, Antoni Ferrer Bellissimo, todavía menor de edad,  compró el Dos hermanos, cambiándole el nombre por Bellissimo.   El 16 de setiembre de 1947, la propiedad pasó a ser compartida, tambien, con sus hermanos Jaume y Manolo Ferrer Sirerol. El Bellisimo, con notable éxito, siguió compitiendo, hasta que en la década de los años sesenta, con la llegada del snipe, dejaron de practicarse las  competiciones de botes místicos, todavía en alguna ocasión , siguió navegando de forma más o menos esporádica, hasta que fué almacenado en el Club Marítimo.   A principios de los años noventa se trasladó a la cantera de Robadones, de Amics de la Mar Port-Maó, hasta que el cinco de agosto del presente año, fue adquirido por Tòfol Mus Reynés.   Durante todo este tiempo, desde que dejó de navegar,  sus tres juegos de velas fueron custodiados por Paco Bosch, quien los entregó al actual propietario, en tan buen estado que podrían ser usadas nuevamente . Hay  que comentar que para navegar con la vela de mayor tamaño, era necesaria una antena de diez  metros, tal cómo se puede comprobar en la histórica fotografía del Bellíssimo, de Foto Sturla, en el puerto de Mahón, testimonio de una época gloriosa de los botes místicos.

Los comentarios están cerrados.